Gasolinera Petróleos Porto Pi

Esta pequeña gasolinera en la calle Alberto Aguilera es considerada uno de los tres edificios de España que iniciaron la arquitectura moderna en España. Si bien lo que vemos ahora es una reconstrucción siguiendo los planos y materiales originales.

El origen de esta gasolinera viene de la compañía Petróleos Porto Pi, fundada por el industrial Juan March, personaje con muchas sombras, principal financiador del golpe de estado de 1936 que provocó la guerra civil, que tenía la exclusividad del comercio de petróleos rusos.

Para su gasolinera en Madrid la compañía encargó al arquitecto Casto Fernández-Shaw este edificio en 1927, el cual se construyó en tan sólo 50 días. Decía el arquitecto que su edificio nos encajaba en “ningún estilo” y se basaba en mostrar su estructura y utilizar materiales novedosos en la época y que permitían construir de una forma mucho más libre con inspiraciones en elemento náuticos y aeronáuticos

De hecho la actual estructura de las gasolineras nace aquí: un edificio para oficina, tienda o servicios, una gran marquesina sobre el área de repostaje y una torre con funciones publicitarias.

Al poco de su inauguración la compañía fue expropiada e integrada en CAMPSA, si bien la estación no sufrió apenas cambios hasta 1935, cuando fue ligeramente ampliada con la supervisión de su autor. En 1939 se consituyó la compañía Gesa Sociedad Limitada para lo cual se cambiaron letreros.

Hasta que llegó 1977 y, sin licencia, fue parcialmente demolida. Concretamente la marquesina y la parte superior de la torre. Tras manifestaciones y la protesta de arquitectos y vecinos el ayuntamiento interrumpió lo que quedaba de derribo y prohibió la construcción en el solar, tras lo cual la gasolinera siguió funcionando medio derruida y con una marquesina provisional.

En este caso la especulación inmobiliaria, que había sido la causa de su derribo, fue también la salvación del edificio, ya que, a cambio de poder construir un hotel en el resto de la parcela la compañía accedió a reconstruir la gasolinera, siguiendo el diseño original y utilizando los mismos materiales. Esta reconstrucción fue llevada a cabo por el arquitecto Carlos Loren Butragueño en 1996.

Desde 2016 está incluido en el catálogo de Bienes de Interés Patrimonial así como otra de las gasolineras del mismo arquitecto, la gasolinera de la carretera de Aragón.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *